Mirar y Ser Mirado (Constelaciones Familiares)

Mirar y ser mirado

¿Qué vemos cuando miramos? ¿Vemos un árbol solamente, un coche, una persona …? Vemos el árbol y lo que representa para nosotros. Cada imagen lleva acompañada significados, experiencias, vivencias en ocasiones…todo un mundo de representaciones, contenidos que van añadidos a ese árbol. Lo imagino como velos delante de mis ojos que median entre lo que hay y yo. Y a veces me pregunto, ¿cómo es mirar como si fuera la primera vez? Quizás tendríamos una experiencia directa con las cosas, las personas. Tal vez estaríamos más cerca de la experiencia en sí misma.

Algo muy curativo en un proceso terapéutico, ocurre cuando somos vistos en algo que no fuimos mirados. Ese espacio se convirtió en una zona de soledad donde nadie estuvo y nos acompañó. El ser mirados da presencia y reconoce la experiencia vivida. Hace poco una persona en consulta me decía “ ellos me ven, ven mi verdadero rostro, y esto me anima a mostrarme, a salir de lo invisible”.

Es obvio que no tenemos una mirada constantemente, pero hemos sido vistos lo suficiente por las personas significativas como para ir interiorizándolas y crear una mirada propia. Nos convertimos en nuestro testigo principal. Conviene preguntarse, ¿cómo es la mirada que tengo hacia mí?

La mirada del otro nos da existencia, cuerpo, concreción. Aunque no todo lo que existe se puede ver.

De ojos cerrados también podemos ver. ¿qué vemos cuando cerramos los ojos? Podemos probarlo. Cerramos los ojos y prestamos atención a lo que aparece. Tal vez escuchemos algún sonido y venga una imagen. O si nos damos el tiempo suficiente, puede que no surjan imágenes y fluyan espontáneamente movimientos a través de los cuales nos vayamos viendo, con o sin imágenes, con o son sin emociones.

Cuando no queremos ver algo cerramos los ojos o miramos a otro lado, a veces literalmente. Cuando no se mira, no significa que deje de existir lo que no quiero ver. Esto se puede ver claramente en el trabajo de constelaciones familiares.

constelaciones familiares_psicoterapia madrid

Hechos que han causado gran dolor, en muchas ocasiones no pueden ser mirados, y por tanto; quedan excluidos, apartados y sin un lugar. Quedan como fantasmas que otros sí ven, aunque no les correspondería mirarlo a ellos directamente. Es un intento para que sea visto, y por amor, lo hacen ellos. Es esto lo que a veces produce problemas. Hablamos de mirar, en un sentido de reconocer, de aceptar, de asentir. En la constelación se hace hincapié en que las personas tengan los ojos abiertos y miren. Cuando uno de estos hechos es visto, la persona se alivia. Algo se mueve, se recoloca y cambia.

También hay emociones o partes de nosotros que permanecen silenciadas. Cuando las damos un lugar, nos moviliza y nos reestructuramos. Ayuda que otra persona lo pueda ver , nos vea. Si tiene una mirada de aceptación, sin juicio, que mira lo que hay, lo que es, entonces posiblemente nos ampliará nuestra propia mirada. Ensancharemos nuestro campo de visión. Es como sí nos dijésemos “si esta persona ha visto en mí tal aspecto, tal circunstancia,…y no se va tal vez yo también me atreva a mirarla y simplemente estar”. Esta compañía nos impulsa a acompañarnos, a tornar visible lo que nos era invisible.

A través de la mirada de otros nos vemos, tomamos conciencia de nosotros.

Es importante ir incorporando nuevas miradas que nos ofrezcan horizontes diferentes, nuevos, que nos den amplitud.

Somos testigos de nuestra propia vida y de la que nos rodean. Tal vez en algún momento de quietud, podamos mirar y estar con lo que vemos. Puede que se produzca algún intercambio con el exterior o descubramos algo nuevo, y esto nos mueva en una dirección diferente. Os invito a mirar y simplemente ver lo que hay, estar, mirarnos con los oídos y escucharnos con los ojos.

Honro al que mira y al que se deja ver. Al fluir de miradas y al espacio que se crea entre ellas.

El trabajo en las Constelaciones familiares:

En esta entrada podéis haceros una idea de una parte del trabajo que realiza Qí Salud y Desarrollo en el apartado de las Constelaciones Familiares, si queréis saber más sobre este tema no dudéis en contactar con nosotros, a través de la web o de las redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete y recibe nuestras actividades en tu email

QÍ SALUD Y DESARROLLO
Calle Hermosilla 64, 4º C
28001 Madrid